Cinismo sin fronteras

Lamentable estado (Molino de Gofio de El Toril – Carrizal)

Los  trabajadores sociales de toda España se van al paro por la brutal paliza que el PP ha propinado a los Servicios Sociales de este país. Por ello se han movilizado desde hace ya algún tiempo, para alertar del desmantelamiento del estado del bienestar y regresión hacia la nación de beneficencia heredada de Franco, y que los cachorros del PP añoran cada día.

 Entre muchas de las acciones que se están llevando a cabo desde hace tiempo, se propuso manifestar  el rechazo a los devastadores efectos que tendrá la futura reforma de la Administración Local sobre los servicios sociales de ayuntamientos y comarcas.

Hoy, como en todo el país, se concentraron a las puertas del Ayuntamiento de Ingenio también, y escondidos entre la masa de trabajadores afectados, pertrechados con la camiseta naranja que identifica esta marea ciudadana, se encontraban el alcalde y los concejales de la derecha más rancia conocida, y que hoy gobiernan este municipio.

Y no se les cae la cara de vergüenza.

Ellos, que han desmontado el estado del bienestar y que han apostado por privatizar sanidad, educación, cultura, servicios sociales, etc… Estos que han esquilmado lo público so pretexto de que la gestión privada es más eficiente,  ventean ahora la bandera en defensa de una sociedad más justa.

Nuestro cínico alcalde, se atreve a decir públicamente que lo último que se tiene que tocar son los servicios sociales, y además cubre su gestión con un rosario de números falseados con los que se quiere vestir de “alcalde del pueblo”.

Nunca fueron una prioridad los servicios sociales para esta corporación, más allá del clientelismo y las migajas que van dejando allá o acullá entre los más desfavorecidos de nuestro pueblo, con el oscuro objeto de que el beneficiario, le recuerde cuando llegue la próxima convocatoria con las urnas.

La dignidad de un regente municipal, ha de pasar por asumir que durante su gestión, las Asociaciones de Vecinos y Colectivos Culturales han visto reducidas sus partidas teniendo ellos que ponerla de sus bolsillos para llevar a cabo las diversas actividades; que el malestar en las Escuelas Municipales es acuciante; que se devuelven subvenciones comprometidas, como si de un país rico se tratara, por que no se gastan (15.050 € en  “Atención y promoción a personas de exclusión social”, 10.155,99 € para el “Servicio atención a la dependencia,12.575,43 € para el “Servicio de prevención y atención integral a la mujer víctima de violencia de género”,…)

Es difícil de creer a un alcalde que sube impuestos (la última la tasa de residuos sólidos), que se esconde de la ciudadanía poniendo los plenos por la mañana para obstaculizar la asistencia libre, que está siendo investigado por el desvío a la Residencia de Mayores y el Centro de Día de Ingenio, de comida procedente del Banco de Alimentos a pesar de que ambos centros están financiados al 100% por instituciones públicas, que despilfarra dinero público en eventos para lucimiento personal en televisiones nacionales, etc….

Y sobre todo, es imposible creer a un alcalde, que lleva las riendas de un PP que lleva marcado a fuego en todas las instituciones que gobierna, la devastación de todo aquello que huele a “público”. No tenemos más que mirar a su presidente y compañero de partido, Mariano Rajoy, que ha “engañado” a los españoles con la subida de impuestos, de los medicamentos y la bajada de las pensiones, que no toma medidas solventes para castigar el fraude fiscal.

Este es el PP que también gobierna en nuestro municipio, el que nos obliga a desertar de una sanidad universal y gratuita, de una escuela publica de calidad, que recorta derechos y salarios a los trabajadores, y que está a un tris de liberalizar el despido en este país.

¿Cómo se puede tener la desfachatez de autoproclamarse “partido social” cuando se ha perdido la calle que les aupó al gobierno?.

Son unos cínicos.

Nacho Cabrera


Los Ilumitatis

Algunos se creen la luz que alumbra

Algunos se creen la luz que alumbra

Un “Iluminati” es aquel individuo al que le siguen con ciega fe todos sus adeptos. Sólo con esta corta definición, el Sr. Alcalde es quien tendría que darnos lecciones de “Iluminati” por la permanente cohorte adulona que le acompaña de genuflexión mental imposible.

“Iluminati” es aquel alcalde que afirmando defender la cultura, asevera que a no le gustan los museos, ni Ingenio los necesita. “Iluminati” es aquel alcalde que en defensa de los intereses populares, dinamita el carnaval tradicional de su pueblo dejándolo en manos de un incapacitado. “Iluminati” es aquel alcalde que convirtiéndose en el Robin Hood de la cultura, fulmina de un plumazo la más antigua escuela de música de Gran Canaria. “Iluminati” es aquel alcalde que por populismo barato y por 1 minuto de gloria en televisión, es capaz de olvidarse del trabajo de base de toda una comunidad de vecinos en su día grande. “Iluminati” es aquel alcalde de que puebla los plenos de insultos y los lleva a horario matutino para que el pueblo no pueda asistir. “Iluminati” es aquel que alardea de más de un millón líquido del superávit en caja, mientras, a los vecinos se les cierra servicios, sube impuestos, y se recortan las subvenciones a todos los colectivos en más de un 50%. “Iluminati” es aquel alcalde que sube un 4.27% los Impuestos directos a los vecinos en estos tiempos de crisis. “Iluminati” es aquel alcalde que en las fiestas patronales, coloca la imagen de la virgen en el balcón de las casas consistoriales. “Iluminati” es el alcalde que trae a un jefe de policía que lo habían hecho de otros sitios, y que no le dura más de una par de meses. “Iluminati” es aquel alcalde que habla de emprendeduría y que no tiene un plan de fomento del empleo, salvo para familiares y amiguetes. “Iluminati” es aquel alcalde que nos regala sus homilías desde el “sancto sanctorum” Facebook

El alcalde con su calabaza.

El alcalde con su calabaza.

Pero como ya hemos comprobado en muchas ocasiones, esta no es una cualidad única y exclusivamente de nuestro alcalde, el ser “Iluminati” está en el ADN de un dirigente del PP. Y si no ahí tenemos un amplio abanico de lindezas que van desde dirigentes que conducen borrachos, pasando por fomentar el espíritu aventurero de los jóvenes españoles para buscar trabajo en el exterior, hasta acabar en la conversión en hada madrina de la ministra de empleo para los jóvenes.

Tampoco nos olvidamos de los sobres de Bárcenas, de “Delegados del Gobierno” que ejercen de “Gobernadores Civiles”, de financiaciones ilegales, del fomento de homenajes a fascistas y psedo-nazis de la División Azul, etc…

Contra todo este historial de “iluminatis” profesionales, no podemos competir, aunque lo pretendamos…

Como decía el popular “Iluminati” Don Quijote: “Ladran, luego cabalgamos amigo Sancho”.

Que su majestad guarde mucho años a su excelencia Don Juanjo I el “iluminati”.